Cúpula de la bomba atómica

La Cúpula de Genbaku, es uno de los puntos de la ciudad que desgraciadamente, no necesitan presentación.

Su estructura semi-derruida, de metal y hormigón, recuerda a los visitantes los hechos del 6 de Agosto de 1945; cuando el bombardero Enola Gay, lanzó la primera bomba atómica de la historia sobre la ciudad de Hiroshima.

La explosión arrasó totalmente con la ciudad y más del 69% de los edificios. No obstante, la cúpula del arquitecto checo Jan Letzel, se mantuvo en pie, aun estar a tan solo unos metros del epicentro.

El monumento ahora

Gracias a los esfuerzos de los equipos de restauración y conservación, las ruinas del edificio se ha mantenido intactas hasta la actualidad, convirtiéndose en un símbolo de la ciudad, y una huella imborrable de los efectos de la devastación de la segunda guerra mundial.

La cúpula fue inscrita en el patrimonio de la humanidad de la UNESCO en 1996.

La memoria histórica

A diario, decenas de voluntarios pasean por sus alrededores, para explicar sus vivencias, experiencias y recuerdos a los visitantes.

Comparte este artículo:
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp