Mercado de Nishiki

El mercado de referencia para los locales

El Mercado de Nishiki empezó a funcionar hace unos 400 años, durante el periodo Edo, como mercado de pescado. Sus 400 metros de largo conectan la calle Takakura con Teramachi, y cuentan con unos 130 negocios.

En ellos se puede encontrar prácticamente cualquier ingrediente típico de la cocina local. Verduras, pescado, sake, dulces, flores, cuchillos, algún restaurante o café y incluso tiendas de recuerdos. Es conocido como “la cocina de Kioto” y es que es todavía hoy, es el mercado de referencia indiscutible para muchos locales.

Tiendas curiosas

En una de ellas venden unos pinchos de pulpo, que llevan un huevo de codorniz embutido en la cabeza. Suele sorprender a la mayoría de los turistas, así que para los que se arriesguen a probarlo, asegura un par de fotos divertidas del viaje.

A los que no les atraiga el pulpo, más adelante se encuentra una pequeña tienda de donuts. Ésta es en realidad una productora de tofu y productos derivados de la leche de soja. Sus donuts de tofu están recién hechos, y reviven a cualquiera, con su dosis de azúcar y su delicado sabor. También tienen helados y otros artículos, pero sin duda, las rosquillas son su producto estrella.

Zona Comercial de Teramachi y Shinkyogoku

Las calles que le rodean, son las famosas galerías comerciales de Termachi y Shinkyogoku, lugar de compras favorito por muchos. Son a su vez, una de las pocas opciones turísticas cuando el tiempo no acompaña; ya que, igual que el mercado de Nishiki, están cubiertas y protegidas de la lluvia.

Puntúa y escribe una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nishiki, Sakaimachidōri, Nakagyo-ku, Kioto
Cómo llegar
Horario Desde las 8:30 a aproximadamente las 18:00, dependiendo de la tienda. Los días de cierre dependen de los negocios, la mayoría descansan los domingos y algún miércoles.
Created by Gabriela Lawrowska from the Noun Project